El Storytelling es como el sexo

Storytelling is like sex - David MametHace mucho tiempo ya que descubrí esta maravillosa cita de David Mamet. Cada vez que la comparto, recibe varios “me gusta”s y retweets. Porque es canalla, es graciosa. Y como ocurre a menudo con las cosas del humor, encierra mucha verdad. Es normal, Mamet es uno de los mejores guionistas vivos y ha dedicado su vida entera al mundo de las historias. Largos años sintetizados en 16 palabras:

“El Storytelling es como el sexo. Todos lo practicamos de forma innata. Algunos lo hacemos mejor que otros.”

Hoy tomo esta frase prestada para explicar por qué no puedo ofrecer un taller de “transmisión de conocimiento por imposición de manos” (esta idea se la robo a Montecarlo), ni creo en los “manuales para contar historias”. 

Para empezar y para que haya orden, tomo la definición de “sexo” [sexualidad] de la Wikipedia:

La sexualidad es el conjunto de condiciones anatómicas, fisiológicas y psicológico-afectivas que caracterizan el sexo de cada individuo. También, desde el punto de vista histórico cultural, es el conjunto de fenómenos emocionales, de conducta y de prácticas asociadas a la búsqueda del placer sexual, que marcan de manera decisiva al ser humano en todas y cada una de las fases determinantes de su desarrollo en la vida cotidiana.

De la entrada de la RAE, sólo me serviría la acepción 4, y me queda corta:

4. m. Placer venéreo.

Aclarados los conceptos, vayamos al grano: 

Qué tienen en común el Storytelling y el sexo?

  1. El Storytelling es una parte intrínseca de quienes somos, como seres humanos.
  2. Storytelling es un encuentro íntimo entre personasAunque ambas actividades se pueden practicar en solitario, se disfruta más compartiéndolas. 
  3. Hablamos de él como si fuera una cosa, cuando en realidad es una actividad.
  4. Los dos tienen un principio, desarrollo y desenlace, con su detonante, sus complicaciones, su climax y su conclusión…  Ahora bien, ¿eso importa mucho? Y ¿se pueden aplicar reglas a la duración y la forma que deberían tener estas partes?
  5. Las buenas historias nos emocionan. El buen sexo también. Luego está cuando ni una cosa ni la otra es tan buena… ;-)
  6. Su práctica no se puede subcontratar. O sí, se puede, pero el resultado no será el mismo que cuando te encargues tú.
  7. Hay tantas formas, formatos y posiciones posibles como individuos hay en la tierraNinguna es más válida que otra, todo depende del contexto y de las personas implicadas.
  8. Para compartir una historia hace falta consentimiento. El público da permiso al narrador para que le emocione. El narrador (novelista, cineasta…) que rompa ese pacto engañándonos, lo pagará caro.
  9. El Storytelling es una parte esencial de una relaciónCompartir historias nos ayuda a (re)conocernos, tomar confianza y construir sentido de pertenencia al grupo (aunque éste sea de dos ;-). 
  10. Las historias se cuentan “mirándose a los ojos” (eye to eye, en inglés). Narrador y público se reconocen y se acercan el uno al otro como iguales.
  11. El silencio y el feedback del otro son igual de importantes que las palabras que se dicen.
  12. Los manuales te pueden aportar alguna idea nueva, pero sólo la práctica nos hará ser tan buenos como MametPersonalmente he aprendido más de Anaïs Nin, que de Dr. Ruth.

Un profesional del Storytelling puede darte ideas sobre cómo enfrentarte a la hoja en blanco, ayudarte a pulir técnicas, a quitar superfluos y añadir poesía. Pero nunca puede contar en tu lugar.

P.D. El post prometido titulado QUÉ DEMONIOS ES UN POLVO UNA HISTORIA, está en el horno. ;-)

Where Stories Live (and How to Meet Them)

Last Wednesday I was invited by ICF, Spain Chapter, to talk about Storytelling for Coaches. One of the attendees asked me a surprising question (surprising to me, of course, since the underlying thought had never crossed my mind). She asked me how I could not judge a client’s story. In order to explore her view on judgement, I asked her about the latest film she had watched. It happened to be “Into the Wild” (Sean Penn, 2007) What she shared was how, while watching it, she decided whether or not she agreed with the main character’s decisions.

I have been thinking about this matter for the past few days and this morning, I summarized my thoughts in this tweet: https://twitter.com/evasnijders/status/219697729348173824

Some (of my) tweets need further explanation, and this may well be the perfect one to start with.

Storytelling, in a Coaching context, is a great tool to look at our experience from a distance. And to concentrate on what works and does not work inside the story (instead of asking ourselves what does and does not work in our lives). It is a matter of listening to the story, “putting it on the table” (in order to observe it from a different point of view) and working with it. By the latter I mean a) asking story questions, about the characters, PoVs, the context, the events… and b) enhancing, enriching and changing the story until it acquires (a new) meaning.

In order to truly hear a story, it is vital to suspend our disbelief and our judgement, for both will cloud our perception. It is equally vital to listen from a place of love (towards the person in front of us, their reality and of course, their story) and curiosity (sitting on the edge of our chair, willing to learn more and more details, to delve deeper and deeper). In that mental place (or “country”, as I called it on Twitter) there is no room, nor need, for judgement other than “what’s missing” and “what does not make sense” in this story?

Stories live between the lines. They tend to be very shy. In order to meet them, we must show them we are trustworthy, be quiet and listen closely.

Storytelling for Branding, the Red Bull Way

One of the questions I get asked more often (by Marketing and advertising pros, most of the time) is “Who, in your opinion, is using Storytelling to it’s full extent in their Marketing strategy?”
And although I know there are other brands doing cool stuff, I must admit I have a flaw for Red Bull. And this is why.

In my last year at school in Holland, I had made up my mind to spend (at least!) a year abroad before starting University. I had been skiing in Austria and thought that would be a good place to start. I got a job at a restaurant, working shifts. That was ok, but I was young and wanted to party, too. My Austrian friends introduced me to this local drink wrapped in blue and silver cans. They told me it had all sorts of secret ingredients that would allow me to go dancing in Italy on a Wednesday night and be up and ready to serve coffee n Austria on a Thursday morning. I won’t go into details here, but I can tell you that during the summer of 1992 Red Bull became an unmissable part of my breakfast routine. (I should add here that I never particularly liked the taste. It always reminded me of gummy bears somehow. And liquifying little animals seemed cruel, somehow. But it worked, it gave me wings. And I became a fan).

Nearly 20 years later, this local Austrian brand has conquered the world. Wikipedia will tell you they have done so “using an aggressive Marketing strategy”. Let’s say they’re right. But let’s see, what did and does their strategy really consist of? For almost two decades, their advertising campaigns were different versions of one idea: “Red Bull Gives you Wings”, and displayed the same cartoon style:

Red Bull – Confession


Today, they also use clips from the many extreme athletes they sponsor. A part from that, they have filled our cities with their blue and silver cars with huge size cans on top:

Plus, and here’s the thing: they have always been very active in sponsorship. Back in 1992, they mainly sponsored typically Austrian winter sports like snowboarding, whereas today, projects range from adventure sports and athletics, to aerial and motor sports. And, as I learned yesterday while watching Spanish national TV, they also have a true Music Academy.

What is my point here? Red Bull, before asking themselves “what story they should tell the world”, they have taken action. Today, they have many stories to share with the world, and all are based on the one thing they actually DO, which is helping people to live their lives fully (being it a waitress who loves dancing, an extreme snowboarder who wants to go for the most remote mountain, or a musician who dares to go beyond the known in music history).

Dietrich Mateschitz, Red Bull’s CEO, who one day, sitting at a bar in Asia, stated that “there was no market for energy drinks in Europe, but he would create one“, today, rules the world from his office in the tiny village of Fuschl am See. I still don’t like ground gummy bears, but I do admire coherent, transparent and action orientated people like Mr. Mateschitz. Therefore, I honestly think he is one of the few to use Storytelling to it’s full extent in their Marketing strategy.

He embodies the Screenwriter’s principle “Show, don’t tell”. Or, wrapping it up Snijders’ style: “First, act upon your values, then shape the stories you tell about what you do.”

Good luck, bad luck

This is one of those stories I would like to use more often.

Once upon a time, in a far away land, there lived a farmer with his family. This farmer had a horse that one day, ran away to the hills. So the farmer and his son had to plow their fields themselves.
Their neighbors watched them working hard and said “Oh, we pity you, what bad luck that your horse ran away!”
But the farmer replied “Good luck, bad luck, who knows?”

The next week, the horse returned to the farm, bringing a herd of wild horses with him.
“What wonderful luck!” cried the neighbors,
but the farmer responded “Good luck, bad luck, who knows?”

Then, the farmer’s son tried to ride one of the wild horses. He was thrown off and broke his leg.
“Ah, such bad luck!” sympathized the neighbors.
Once again, the farmer responded “Good luck, bad luck, who knows?”

A short time after, the emperor recruited all young men to join his army for battle.
The son, with his broken leg, was left at home.
“What good luck that your son was not forced into the army!” celebrated the neighbors.
And the farmer remarked “Good luck, bad luck, who knows?”

If you prefer to listen to his story, Sean Buvala tells a great version on YouTube.
Good luck, bad luck?

Storytelling. Lo que es. (Un post enfadado y algo tristón)

Hoy estoy mosca. Y no es un buen sitio desde el que escribir un post. O tal vez si, lo veré cuando acabe.

Estoy enfadada por la cantidad de tonterías que leo alrededor de la palabra Storytelling. Molesta porque para mi, y para muchos profesionales como yo, es una disciplina que merece mucho respeto y así la tratamos. A cada paso que damos, honramos a los que estuvieron antes que nosotros, a nuestros clientes y nuestros compañeros. Lo hacemos sabiendo que somos herederos de una tradición muy antigua y muy importante para el ser humano. Más de lo que, por lo visto, es consciente.

Las historias dan forma a nuestra realidad. Son la manera que tiene el ser humano de explicarse lo inexplicable. Son el modo que tiene de estar en paz con la vida y la muerte, la salud y la enfermedad, Dios y el mundo. Las historias son vehículos de aprendizaje y de acercamiento. No importa que cambien los medios, ni las modas. Ellas se transforman todas las veces que haga falta para seguir enseñándonos.

Últimamente veo que se aplica el término Storytelling a chistes, anuncios, anécdotas, incluso Powerpoints. Y mi corazón se encoge. Tengo pesadillas, sueño con un mundo en el que las historias que nos contamos son tan pobres y estúpidas, tan planas y simplistas, que como especie ya sólo podremos caminar hacia atrás, como los cangrejos.

Y es que las historias dan forma a nuestra realidad. Si no estamos dispuestos a profundizar para entendernos. Si no queremos explorar para ser mejores. Si nos negamos la duda, lo desconocido y el misterio… Si, en definitiva, sólo estamos dispuestos a consumir contenido “fast food”, despojaremos a nuestra realidad de toda opción de crecimiento y transformación. Caminaremos por los mismos caminos asfaltados una y otra vez y nos preguntaremos porqué estamos tan mal y dónde está la salida.

Hasta el día que ya no habrá salida posible. Porque habremos olvidado crearla.

Dime qué te preguntas y te diré qué respuesta obtienes

El pasado martes, día 27, Montecarlo y yo dimos una charla en ADEG, Associació d’Empresaris del Garraf i el Penedès para promocionar nuestro libro El Consejo. Nos pidieron que habláramos de “Cómo usar el Storytelling para vender más”. Y queríamos hablar de ello, aunque nuestras mentes nos llevaron a otro sitio. ;-)

Montecarlo empezó la intervención con una reflexión sobre “La crisis como estado mental“, que había iniciado días antes en twitter.

El terminó hablando de un viejo dicho zen que dice:

la realidad es como un espejo: cada uno se asoma y ve en él una parte, según la posición y ángulo desde el que se encuentra. La realidad “es”, como el espejo. Nuestra mirada capta el reflejo, o sea, la interpretación de lo que ocurre según nuestro punto de vista.

Yo le tomé el relevo preguntándome lo siguiente:

Si es cierto que el espejo no cambia, ¿qué otro ángulo puedo adoptar yo para tener otra visión?

Me contesté a mi misma: las preguntas que nos hacemos sobre el mundo nos ubican ante el espejo.
O, como decimos en Coaching, tomando una máxima socrática:

La calidad de la respuesta depende de la calidad de la pregunta.

Entonces, me pregunto, ¿realmente queremos preguntarnos “cómo vender más”?

¿Qué pasaría si cambiásemos la pregunta?
¿Qué respuestas obtendríamos?
Podríamos preguntarnos:

    ¿Cómo ganar más dinero? ¿Cuánto más? ¿Comparado con qué / con quién?
    ¿Cómo puedo tener más tiempo libre? ¿Cuánto más? ¿Comparado con qué / con quién?
    ¿Cómo optimizar mis recursos?
    ¿Cómo obtener mayor balance profesional – personal?
    ¿Cómo vender de forma diferente?
    ¿Cómo posicionarme de manera distinta?
    ¿Cómo vender de un modo más relajado?
    ¿Cómo vender mejor?
    ¿Cómo comprar menos?
    ¿Cómo gastar menos?

Cada una de estas preguntas dirige nuestra mirada a una dirección distinta y nos lleva a respuestas diferentes. Nos coloca ante el espejo del mundo en otro ángulo, para seguir con la metáfora.

De la misma manera que diferentes preguntas dan diferentes respuestas, diferentes historias dan diferentes versiones del mundo y diferentes posibilidades de futuro.

Las historias que nos contamos respecto a la crisis (o a las crisis, en general) suelen ser muy pobres. “La cosa está fatal”, “no hay dinero”, “el gobierno lo hace del c***”… Si compartimos historias tan pobres, con tan pocos personajes y elementos, no veremos opciones de desarrollo. Podríamos preguntarnos “¿quién más hay ahí?” (¿realmente estamos solos ante el peligro?), ¿qué posibilidades no estamos viendo? ¿qué cambio nos resistimos a realizar?

Y para ilustrar la idea, compartí varias anécdotas. Aquí una de ellas:

Los vendedores de hielo
Finales del siglo XIX, se empiezan a comercializar las primeras cámaras frigoríficas. Dos vendedores de hielo se encuentran en un bar.
El primer vendedor se lamenta al segundo: “Con ese nuevo invento, se acaba nuestro negocio, ya no habrá sitio para un vendedor de hielo”.
El segundo le contesta: “¿Ah, pero tu vendes hielo? Yo siempre pensé que vendía una solución para mantener los alimentos más tiempo. De hecho, el lunes empezaré a vender también neveras”.

Empezando por hacerte nuevas preguntas, puedes construir una historia más rica en detalles, que te lleve hacia nuevas soluciones.

Los ciegos y el elefante


El pasado día 1 de junio en el marco de ExpoManagement e invitados por nuestro editor, dimos una conferencia Montecarlo, Ángel María y yo sobre el poder del Storytelling. Decidimos partir la intervención en 3 partes. Así que mientras Ángel María habló del pasado del Storytelling y Montecarlo reflexionó sobre su futuro, yo hablé del presente. Aunque en un primer instante pensé tratar el boom que experimenta nuestra disciplina en el mundo occidental, finalmente opté por contar un cuento que para mi es una gran metáfora del poder de la narrativa. También ilustra muy bien dónde estamos hoy y cómo podemos avanzar.

Éste es el cuento transcrito.

Los ciegos y el elefante



Había una vez una aldea poblada por completo de ciegos.

Un mensajero anunció a los lugareños que un príncipe que venía de lejos, atravesaba el país a lomos de un elefante.

“¿Qué es un elefante?” preguntaron los ciegos.

No había elefantes en estas tierras, y nunca habían oído hablar de ese animal.

El mensajero les explicó que era una bestia gigantesca, y extraordinaria en todos los sentidos.

Esto despertó la curiosidad de los ciegos y todos querían acercarse al elefante para hacerse una idea de cómo era.

Todos a la vez no podía ser. Por lo que se decidió enviar una delegación de tres personas, que el príncipe recibió amablemente.

Autorizó a los representantes del pueblo a palpar su elefante el tiempo que quisieran. Y así hicieron. Tocaron el animal, dieron las gracias al príncipe, y volvieron a casa.

A su llegada fueron rodeados y bombardeados con preguntas de los otros aldeanos.

“Es un animal que se asemeja a una alfombra rugosa golpeado por el viento en un tendedero”, dijo un ciego que había tocado la oreja.

“¡En absoluto!”, dijo uno que había palpado la trompa, “Es una especie de serpiente muy gorda, muy nervioso, con la cabeza peluda y húmedo.

El tercero, que había palpado la pierna, se indignó: “¡Qué va! Es una bestia enorme como un tronco grueso.

“¡Poneros de acuerdo!” Pidieron los aldeanos.

Lejos de pactar, los tres ciegos llegaron a las manos, cada uno creyendo que tenía la razón.

Los otros tomaron partido y la pelea se convirtió en brutal enfrentamiento.

Cuando se cansaron de dar y recibir golpes, un hombre sabio propuso a enviar otra delegación. Ésta sería más grande, y estaría compuesta por personas elegidas por su inteligencia. Y antes que nada pedirían al príncipe una descripción de su montura.

Porque los ciegos, recordando las palabras del vendedor ambulante, dudaron que se pueda viajar en alfombras, serpientes o árboles.

Les costó varios días ponerse de acuerdo sobre la composición de esta nueva embajada. Cuando por fin se decidieron, el príncipe se había marchado.


Decía que los seres humanos (“los grandes personas”, como diría El Principito) estamos muy enfrascados en discusiones sobre “alfombras, serpientes y troncos”. Nos han educado en un sistema competitivo donde tener la razón y ganar la batalla de un argumento son objetivos valiosos a conseguir.
Creo que para avanzar nos iría bien escuchar activamente lo que nos cuentan sobre “alfombras, serpientes y troncos” y hacer buenas preguntas para descubrir “el elefante” que los une a todos.
Las técnicas de Storytelling y la presencia de un Storyteller profesional ayudarán a encontrarlo.

Meme. Ya estamos conectados. Y ahora, ¿qué?

Esta mañana me sorprende mi amiga Patricia de Andrés con uno de mis pasatiempos favoritos (este comentario en twitter llevaría el hashtag #humorholandes): un… ¡Meme! iniciado por Agustí Brañas.

Patricia me pide que

amplíe un poco esa idea del Storytelling Personal para el Networking porque le da el pálpito que el enfoque de lo que contamos y cómo lo construimos es clave para analizar lo que conseguimos.

Resulta que precisamente ayer por la tarde di una conferencia sobre el tema en la Asociación Española de Directivos y acabo de de subir las slides:



Me falta aportar mi granito de arena sobre el entorno 2.0. Sinceramente, hasta hoy no he descubierto una gran diferencia en las posibilidades, ni las reglas del juego del mundo off y el mundo on. Ante la duda de cómo comportarme, hasta hoy me ha servido el sentido común.


Lo que si me llama la atención es un tema muy propio de la PNL: la definición de objetivos. Para conseguir un objetivo, el primer paso es definir lo que queremos conseguir, y hacerlo siendo realistas. Preguntarnos cómo lo vamos a conseguir y trazar un plan. Dar pasos, evaluarlos y rediseñar nuestras acciones hasta llegar a la meta.


Creo que tanto en el entorno del networking off-line, como en las redes sociales, falla esta parte. Mejor dicho: falla el objetivo más allá de “darnos visibilidad”, “conseguir tarjetas” o “llegar a los mil contactos”. También nos podemos equivocar en la definición de nuestro target (confieso que me ha pasado) y perder tiempo intentando convencer a quien nunca nos va a comprar.


Reflexionando en voz alta, también creo que en internet las cosas parecen moverse muy rápido. En una tarde, podemos montar un blog, y todas las perfiles digitales que queramos. En pocas semanas, podemos conseguir hacer mucho ruido. Pero la notoriedad no iguala la confianza que inspiramos en los demás. La confianza, como los buenos guisos, necesita su tiempo de cocción. Y los negocios se basan en la confianza (mutua).


Y paso la palabra a @Yoriento y @Seniormanager que no se me ocurren mejores profesionales para opinar sobre este tema.