David Mamet on Storytelling

Mamá, quiero ser Storyteller

…y quiero serlo YA…

Quitando el “mamá”, esta frase resume un mail que recibí ayer. Y como no es la primera vez que me llega un mensaje de este tipo, lo contesto en abierto y así podré usar este post para futuras respuestas.

Hay dos cosas en las que creo firmemente:

  1. (Al igual que cocinamos, bailamos y tarareamos…), todas las personas contamos historias.
  2. No todos lo hacemos igual de bien.

O, como tan elocuentemente dijo David Mamet:

David Mamet on Storytelling
David Mamet on Storytelling

El caso es que el Storytelling está de moda. En un intento de dar con una nueva gallina de los huevos de oro, algunos gurús del Marketing y la Publicidad han decidido que para vender más, a las monas de siempre ahora hay que vestirlas de historia. Les deseo suerte, al tiempo que espero que pase la tormenta y llegue la próxima tendencia.

Lo triste del mail de hoy es que la persona que me escribe comenta que su puesto de trabajo depende de su capacidad de convertirse en contador de historias. Se siente presionado. Quería saber si impartía algún curso antes del verano. Le comenté que sí, pero que sería un curso de 3 horas, a todas luces insuficiente para lo que se proponía.

Y a esto iba: todos contamos historias (me da cierto reparo seguir el hilo de la metáfora de Mamet, aunque la tendré presente). O mejor dicho: contamos anécdotas, historietas, chistes… Lo hacemos de forma natural e inconsciente. Rara vez elaboramos un relato de tal manera que reluzca y llegue a nuestro público. Y casi nunca nos preguntamos qué estamos diciendo en realidad, o cuál es nuestra intención al compartir, más allá de entretener.

También como oyentes, espectadores y lectores somos poco activos. No cuestionamos lo que escuchamos, miramos, leemos. No profundizamos en las capas de los contenidos que “consumimos” a diario.

La buena noticia es que se puede aprender a cocinar, bailar, cantar y contar historias. En todos estos casos, aprendemos a hacerlo haciéndolo, practicando, observando lo que funciona y lo que no, probando y mejorando. Hay cosas que no podemos aprender leyendo sobre los tres o cinco pasos para conseguir el éxito, ni aplicando una plantilla. El Storytelling desde luego entra en esta categoría.

Así que “la mala noticia” es que aprender a contar historias requiere tiempo y dedicación. Y no todos tenemos los mismos talentos, ni todos estamos dispuestos a invertir en los mismos viajes. Añadiría: ni falta nos hace. Porque personalmente creo que no nos debería ir el trabajo, ni la vida, en aprender lo que esté de moda, sino en caminar en nuestros propios zapatos y sacar lo mejor de nosotros mismos.

Continuará…

 

 

 

Published by

evasnijders

Eva Snijders es Master Practitioner y Trainer en PNL. Trabaja como Coach personal y ejecutiva. Imparte cursos de motivación, liderazgo, comunicación y otras habilidades directivas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *